domingo, 30 de marzo de 2008

jueves, 20 de marzo de 2008

Vigilantes de seguridad en centros hospitalarios

El artículo 11 de la Ley 23/1992, de 30 de julio de Seguridad Privada, y el artículo 71 y siguientes de su Reglamento de desarrollo, aprobado por Real Decreto 2364/1994 de 9 de diciembre contemplan, como funciones propias de los vigilantes de seguridad entre otras, las de “ejercer la vigilancia y protección de bienes muebles e inmuebles como la protección de las personas que puedan encontrarse en los mismos”, la de efectuar controles de identidad en el acceso o en el interior de inmuebles determinados que en ningún caso puedan retener la documentación personal”, y la de “evitar la concesión de actos delictivos o infracciones en relación con el objeto de su protección”.
Respecto a las cuestiones concretas que se suscitan, en relación con las actividades específicas que prestarían los vigilantes de seguridad en los hospitales y en las salas de psiquiatría de los mismos, habrían de respetarse, en lo que a vigilancia y seguridad se refiere, las previsiones contenidas en la vigente normativa de seguridad privada.
En este sentido cabe entender que los vigilantes de seguridad podrán efectuar vigilancia y protección del edificio donde se encuentre ubicado el centro hospitalario como si se tratara de cualquier otro inmueble. Entre tales funciones estarían comprendidas las de control de entradas y salidas extraordinarias de visitantes, personal establecimiento o mercancías; el control, si fuese preciso, de identidad de visitantes, recepción de visitantes cuando existan sistemas de seguridad; la recogida y custodia en su caso , de efectos portados por visitantes, cuando sea preciso el control interno de los efectos personales; la expulsión de personas por incumplimiento de las normas propias del establecimiento; la intervención en supuestos de actos vandálicos, atraco e intrusión, etc.; la comprobación del estado y funcionamiento de las instalaciones de seguridad para la prevención de delitos y faltas; la vigilancia y control desde los medios técnicos; y otras de análogo contenido.
Por otra parte, debe tenerse en cuanta la reforma introducida por el Real Decreto 1123/2001, de 19 de octubre, por el cual se modifica parcialmente el Reglamento de Seguridad Privada, según la cual, y con la finalidad de combatir el intrusismo, amplia en cierta medida las funciones de los vigilantes de seguridad, al establecer que “no se considerará excluida de la función de seguridad, propia de los vigilantes, la realización de actividades complementarias, directamente relacionadas con aquellas imprescindibles para su efectividad” (artículo 70.1, párrafo segundo). A tal efecto puede considerarse que si el personal técnico o propio del centro hospitalario, en el ejercicio de sus funciones y ante una situación concreta de riesgo, considerarse necesario requerir la intervención de los vigilantes de seguridad, éstos deberán prestar el apoyo necesario en orden a evitar conductas o situaciones que alteren el normal funcionamiento del centro hospitalario.
Sin perjuicio de las funciones anteriormente reseñadas que, de forma directa o indirecta, tuviesen relación con la vigilancia y protección de los pacientes, cabe considerar, que su “custodia”, entendida en el sentido de tratamiento, protección personal o vigilancia directa del paciente ( en orden a evitar fugas, comisión de actos delictivos, etc.), no correspondería realizarla a los vigilantes de seguridad, sino al personal propio del centro o al equipo técnico responsable del mismo.

Escoltas y violencia de genero

Cuatro comunidades siguen el ejemplo del País Vasco para combatir esta lacra social

El País Vasco fue pionero en permitir a los escoltas defender a las mujeres víctimas de la violencia de género. Durante los tres años previos al atentado perpetrado por ETA en Barajas, donde murieron dos personas, la ausencia de asesinatos relajó a la clase política y empresarial vasca al tiempo que dejaba sin trabajo a decenas de profesionales de la seguridad privada.
En ese momento, el Gobierno vasco introdujo una medida pionera y permitió que los escoltas se dedicaran a defender a las mujeres agredidas por sus parejas. La iniciativa se trasladó pronto a Navarra, donde los guardaespaldas vivían una situación similar.
El éxito de la medida traspasó las fronteras de las dos comunidades autónomas más amenazadas por el terrorismo y saltó a La Rioja. Las siguientes fueron la Comunidad Valenciana y Canarias, donde se acaba de instaurar.
Permitir que los escoltas se dediquen a esta labor conlleva en la práctica una colaboración de las comunidades autónomas, que son las competentes para hacer frente al gasto que supone la contratación de este servicio.
En la actualidad, alrededor de 200 profesionales trabajan en España en labores de protección de víctimas. La iniciativa ya está avalada por el Ministerio del Interior, que incluso subvenciona algunos de los cursos que deben completar los guardaespaldas para dedicarse a esta labor específica. Protección
Socorro Santana, experto en la formación de profesionales para estos menesteres y miembro de la Asociación Española de Escoltas (ASES), explica que lo mejor para proteger a una mujer amenazada siempre es estar el máximo tiempo posible cerca de ella. Sin embargo, esto no siempre es posible.
Cuando existe una orden judicial que permite acompañar a la víctima en todo momento, explica Santana, sí se puede prestar un servicio integral, “incluso dentro de la casa”. En otras ocasiones, la labor del escolta se limita a acompañar a la mujer sólo cuando ésta sale de su casa, porque así lo ha señalado el juez. “Eso ocurre en las ocasiones en que puede existir más peligro”, matiza Santana. “Cuando va al médico o acude a entregar a un hijo a su padre, por ejemplo”.
Cuando la justicia ha decidido no involucrarse, la protección es menor, aunque sí puede hacerse algo. Un servicio de control es lo más adecuado para estos casos, señala el portavoz de los escoltas. En estas situaciones, el servicio es financiado por la comunidad autónoma o alguna organización sin ánimo de lucro a la que está adscrita la víctima. Es posible también que sea la propia mujer la que, a título personal, contrate el trabajo del escolta, pero es poco frecuente debido a que se trata de un colectivo con pocos medios a su disposición.
El servicio de control se limita a proporcionar un teléfono o una pulsera electrónica a la mujer con objeto de que ésta pueda dar la voz de alarma con rapidez. Un escolta de guardia se sitúa cerca del domicilio de la víctima y acude pronto en su ayuda, al tiempo que avisa a las fuerzas de seguridad.
Pistola en mano
Los guardaespaldas que desempeñan esta función llevan armas si así lo requieren las circunstancias. En el País Vasco y Navarra, por ejemplo, es habitual debido al potencial peligro que supone el terrorismo. En el resto de comunidades autónomas, normalmente cuentan con arma sólo cuando el potencial agresor dibuja un perfil peligroso. “Si es violento o tiene experiencia en el manejo de armas”, señala Santana, que recuerda a algunos miembros de las fuerzas de seguridad que han estado involucrados en ataques a sus parejas.
La formación de estos profesionales es muy específica y conlleva un gran componente de psicología. Los agresores suelen ser tipos que hacen uso de esta arma mental también para llegar a sus parejas. En no pocas ocasiones tratan de hecho de provocar al guardaespaldas, de hacer del problema un conflicto personal. Esto deben evitarlo a toda costa los escoltas, que deben huir de toda pelea incluso cuando los tipos les agredan.
Los profesionales del sector presumen de que bajo sus faldas ninguna mujer ha sido agredida. Sí lo han sido ellos mismos en algún momento, pero nunca las víctimas. Algo de lo que se jacta Santana, quien resalta que el efecto disuasorio que supone la presencia de un escolta es en la mayoría de ocasiones suficiente para evitar que los potenciales agresores se acerquen a sus víctimas.
FuenteCuatro comunidades siguen el ejemplo del País Vasco para combatir esta lacra social

El País Vasco fue pionero en permitir a los escoltas defender a las mujeres víctimas de la violencia de género. Durante los tres años previos al atentado perpetrado por ETA en Barajas, donde murieron dos personas, la ausencia de asesinatos relajó a la clase política y empresarial vasca al tiempo que dejaba sin trabajo a decenas de profesionales de la seguridad privada.
En ese momento, el Gobierno vasco introdujo una medida pionera y permitió que los escoltas se dedicaran a defender a las mujeres agredidas por sus parejas. La iniciativa se trasladó pronto a Navarra, donde los guardaespaldas vivían una situación similar.
El éxito de la medida traspasó las fronteras de las dos comunidades autónomas más amenazadas por el terrorismo y saltó a La Rioja. Las siguientes fueron la Comunidad Valenciana y Canarias, donde se acaba de instaurar.
Permitir que los escoltas se dediquen a esta labor conlleva en la práctica una colaboración de las comunidades autónomas, que son las competentes para hacer frente al gasto que supone la contratación de este servicio.
En la actualidad, alrededor de 200 profesionales trabajan en España en labores de protección de víctimas. La iniciativa ya está avalada por el Ministerio del Interior, que incluso subvenciona algunos de los cursos que deben completar los guardaespaldas para dedicarse a esta labor específica. Protección
Socorro Santana, experto en la formación de profesionales para estos menesteres y miembro de la Asociación Española de Escoltas (ASES), explica que lo mejor para proteger a una mujer amenazada siempre es estar el máximo tiempo posible cerca de ella. Sin embargo, esto no siempre es posible.
Cuando existe una orden judicial que permite acompañar a la víctima en todo momento, explica Santana, sí se puede prestar un servicio integral, “incluso dentro de la casa”. En otras ocasiones, la labor del escolta se limita a acompañar a la mujer sólo cuando ésta sale de su casa, porque así lo ha señalado el juez. “Eso ocurre en las ocasiones en que puede existir más peligro”, matiza Santana. “Cuando va al médico o acude a entregar a un hijo a su padre, por ejemplo”.
Cuando la justicia ha decidido no involucrarse, la protección es menor, aunque sí puede hacerse algo. Un servicio de control es lo más adecuado para estos casos, señala el portavoz de los escoltas. En estas situaciones, el servicio es financiado por la comunidad autónoma o alguna organización sin ánimo de lucro a la que está adscrita la víctima. Es posible también que sea la propia mujer la que, a título personal, contrate el trabajo del escolta, pero es poco frecuente debido a que se trata de un colectivo con pocos medios a su disposición.
El servicio de control se limita a proporcionar un teléfono o una pulsera electrónica a la mujer con objeto de que ésta pueda dar la voz de alarma con rapidez. Un escolta de guardia se sitúa cerca del domicilio de la víctima y acude pronto en su ayuda, al tiempo que avisa a las fuerzas de seguridad.
Pistola en mano
Los guardaespaldas que desempeñan esta función llevan armas si así lo requieren las circunstancias. En el País Vasco y Navarra, por ejemplo, es habitual debido al potencial peligro que supone el terrorismo. En el resto de comunidades autónomas, normalmente cuentan con arma sólo cuando el potencial agresor dibuja un perfil peligroso. “Si es violento o tiene experiencia en el manejo de armas”, señala Santana, que recuerda a algunos miembros de las fuerzas de seguridad que han estado involucrados en ataques a sus parejas.
La formación de estos profesionales es muy específica y conlleva un gran componente de psicología. Los agresores suelen ser tipos que hacen uso de esta arma mental también para llegar a sus parejas. En no pocas ocasiones tratan de hecho de provocar al guardaespaldas, de hacer del problema un conflicto personal. Esto deben evitarlo a toda costa los escoltas, que deben huir de toda pelea incluso cuando los tipos les agredan.
Los profesionales del sector presumen de que bajo sus faldas ninguna mujer ha sido agredida. Sí lo han sido ellos mismos en algún momento, pero nunca las víctimas. Algo de lo que se jacta Santana, quien resalta que el efecto disuasorio que supone la presencia de un escolta es en la mayoría de ocasiones suficiente para evitar que los potenciales agresores se acerquen a sus víctimas.
Fuente

De Securitas Systems a Niscayah

Entre Securitas Systems y Niscayah hay muchas diferencias. El cambio a nivel mundial del nombre de esta compañía, que en septiembre de 2006 se escindió de su matriz, Securitas, estará culminado el próximo 23 de abirl.
Securitas Systems, ahora Niscayah, era la división de sistemas electrónicos de la empresa de seguridad Securitas. Tras su separación de la matriz, según explica Antonio Villaseca, consejero delegado de la compañía, se impuso un cambio de nombre. Porque los clientes confundían su actividad; aunque ellos integran sistemas de seguridad, seguían pensando en Securitas como la marca de los vigilantes físicos (otra división de la matriz).
"Securitas no representaba nuestra identidad. ¿Para qué seguir fortaleciendo una marca que no muestra lo que queremos ser? Era mejor buscar nuestro propio nombre, un símbolo que mostrase nuestra dirección", explica Villaseca.
"Securitas es una palabra latina, muy clásica. Niscayah es mucho más moderno". El término significa "seguro" y "fiable", y superó el examen entre cientos de nombres. Era importante que sonase bien en los idiomas de los 17 países en que está presente. Niscayah tenía 80 empleados en 1995 y en 2008 supera ya 1200.

miércoles, 19 de marzo de 2008

SICUR 2008: últimas novedades en Seguridad Corporativa

Vea el vídeo en la sección "eventos" de www.belttv.es
La decimosexta edición de SICUR, el Salón Internacional de la Seguridad, celebrada del 26 al 29 de febrero de 2008 en la FERIA DE MADRID, cerró sus puertas con un excelente balance de resultados.
Casi 40 mil profesionales de seguridad, defensa y emergencias se sumaron a la cita, además de la participación de expositores más importante hasta la fecha, con más de 300 “stands”.
Los pabellones 9 y 10, bajo la denominación “Security”, fueron los destinados a la presentación de todos los productos y servicios relacionados con la videovigilancia, sistemas antirrobo, tecnología biométrica, sistemas preventivos, seguridad nuclear y antiterrorista, y muchos más ámbitos.La decimosexta edición de SICUR, el Salón Internacional de la Seguridad, celebrada del 26 al 29 de febrero de 2008 en la FERIA DE MADRID, cerró sus puertas con un excelente balance de resultados.
Casi 40 mil profesionales de seguridad, defensa y emergencias se sumaron a la cita, además de la participación de expositores más importante hasta la fecha, con más de 300 “stands”.
Los pabellones 9 y 10, bajo la denominación “Security”, fueron los destinados a la presentación de todos los productos y servicios relacionados con la videovigilancia, sistemas antirrobo, tecnología biométrica, sistemas preventivos, seguridad nuclear y antiterrorista, y muchos más ámbitos.

Inmigrantes en la seguridad privada

Cerca de 50.000 inmigrantes trabajan en España en tareas de vigilancia privada de forma ilegal, según los sindicatos. La ley exige la nacionalidad española y un curso de habilitación para poder ejercer de agente privado de seguridad. La trampa para vulnerar la normativa vigente es contratar a inmigrantes como «auxiliares» que realizan en la práctica tareas muy parecidas a los agentes con habilitación legal. Las empresas les dan uniformes prácticamente iguales, aunque los ayudantes no llevan placa ni armas. La causa de esta contratación de inmigrantes es la elevada demanda de las empresas de seguridad, que, según fuentes del sector, necesitan contratar a otros 21.000 agentes más para cubrir sus necesidades.
El sector de la seguridad ha crecido de forma impresionante en los últimos 10 años hasta el punto de que no es inusual ver a agentes privados en la vigilancia de edificios públicos y organismos oficiales. Lo deseable es que fueran agentes públicos quienes se encargaran de garantizar la seguridad de los ciudadanos y sus bienes. Pero dado que no parece posible, por lo menos el Ministerio de Interior debería controlar con más rigor al personal de las empresas de seguridad.

martes, 18 de marzo de 2008

telefonos Unidad Central de Seguridad Privada

procedimientos y coordinación entre el Cuerpo Nacional de Policía y el personal de seguridad privada, se ha puesto en marcha un nuevo número de teléfono GRATUITO en la Sala de Coordinación de Seguridad Privada, quedando el contacto con la misma, con los siguientes canales: · Teléfono gratuito: 900 – 350 – 125 (24 horas) · Teléfono: 91 / 322 – 7196 (24 horas) · Fax: 91 / 322 – 7188 · Correo electrónico: cgsc.segurp(arroba)policia.es Rogamos tomen nota del mismo y procedan a una máxima difusión del mismo, entre todo el personal de Seguridad Privada. Gracias por su colaboración Unidad Central de Seguridad Privada Sección de Coordinación y Medios

domingo, 16 de marzo de 2008

Refuerzo de seguridad en los aeropuertos en Semana Santa

Los aeropuertos españoles prevén 57.400 operaciones para Semana Santa MADRID, 13 (EUROPA PRESS).- Los aeropuertos de la red de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) registrarán un total de 57.400 operaciones durante las vacaciones de Semana Santa --desde el viernes 14 hasta el lunes 24 de marzo--. El número de plazas ofertadas ascenderá a 8,3 millones. El día con más movimientos será el viernes 14, con un total de 5.740 operaciones. Durante estos días, los aeropuertos con mayor incidencia turística pondrán en marcha programas especiales de refuerzo de los servicios de asistencia al pasajero. Con el fin de atender el aumento de viajeros que se espera, Aena ha adoptado medidas en colaboración con las compañías aéreas, agentes de handling, las Fuerzas de Seguridad del Estado y la Policía local. Entre estas medidas destaca la regulación del tráfico en aparcamientos con el propósito de agilizar y optimizar su ocupación o el refuerzo de los servicios de seguridad. Además, las paradas de taxis contarán con vigilantes de refuerzo con el fin de agilizar la salida de vehículos y pasajeros y el servicio de atención al pasajero se reforzará con más efectivos, tanto en puestos fijos como en personal itinerante. 13/Mar/2008 18:31:39 (EUROPA PRESS) 03/13/18-31/08

martes, 11 de marzo de 2008

Reunion con la empresa

Hoy se ha mantenido reunion con la direccion de la delegacion de Vic,
Os comento de que ha tratado:
Hora extra: Precio base 7,30€, por cada trienio 0,21€, por cada quinquenio 0,29€, hay otros factores que hacen que la hora pueda subir un poco mas, pero como en un principio hay mucha confusion, la empresa nos pasara un borrador la semana proxima, para que podamos verlo mas claro.

Curso de reciclage: Para el mes de Abril hay previsto un corso de tecnicas policiales, se realizara en Vic.

Negociacion del cuadro horario del 2008, estamos bastante cerca de llegar a un acuerdo, en el momento que se firme os lo colgaremos.

La empresa nos informa que en el mes de Marzo se ha iniciado en el almacen logistico del Bon Preu servico de 24 horas por 7 dias.

Estos son por encima los temas mas importantes, cuando tengamos el acta hecha os la colgaremos.

Saludos

lunes, 10 de marzo de 2008

Mañana tenemos reunion con la empresa

Mañana dia 11/03/08 tenemos reunion con la empresa, se tratara del nuevo cuadro horario 2008, temas de cuadrantes, curoso de formacion, examenes de aspirantes a VS, ect......

Os tendremos informados del resultado de la reunion.

domingo, 9 de marzo de 2008

sábado, 8 de marzo de 2008

Estreno del blog


Buenas a todos, desde la sec. sindical de UGT Securitas Vic, iniciamos este blog, con la intencion de que sea una fuente de informacion para todos los compañeros, estara compuesto de informacion de la delegacion y del sector, espero que sea de vuestro agrado y sea util para todos.

Un saludo a todos los componentes de la plantilla.

Luis Martinez Recobeni.
Presidente seccio sindical UGT Securitas Vic.