lunes, 2 de mayo de 2016

“Te puede pasar a ti”


Nos pide que le llamemos Antonio, tiene 53 años y en las estadísticas aparece como parado de larga duración después de perder su trabajo como vigilante de seguridad. Con dos hijos y la ayuda familiar de 426 euros, cada mañana después de dejarlos en el colegio saca su libro de familia, lo sujeta con una pinza al cartón en el que pide ayuda, y se sienta en el suelo en una céntrica calle de Madrid.
Leer mas...